Tendencia: apuesta por las bodas originales

El sector bodas ya hace tiempo que está experimentando un cambio y se dirige hacia la apertura de fronteras. Porque lo tradicional ha dejado de llevarse (al menos, de modo exclusivo) y cada vez más parejas apuestan por nuevos estilos, por diseños más desenfadados, por bodas alternativas.

Es decir, buscan algo personalizado que encaje con su carácter y con sus gustos, que sea una boda que hable de ellos.

Las claves de las nuevas bodas Sencillez

Lo barroco y lo recargado quedan ya en el pasado. Las nuevas parejas (y las ceremonias que quieren) se caracterizan por apostar por lo sencillo, por rechazar los excesos. Se centran en los elementos básicos y los cuidan. Ejemplo: echa un vistazo a estas invitaciones de boda originales. ¿No se parecen a las “típicas” y anodinas invitaciones de siempre, verdad? Pues en esas coordenadas se mueven las bodas del siglo XXI, no sólo en las invitaciones sino en todo lo demás.

De lo rural a lo vintage: bodas personalizadas

La ortodoxia ha quedado desterrada. Cada cual que apueste por el estilo en el que se sienta más cómodo. Y así son las bodas de ahora. Las últimas temporadas de boda se están caracterizando por los toques vintage, por apostar por la naturalidad, por tener un marcado tono hipster incluso. O lo que es lo mismo, cada pareja adapta el entorno y el estilo de la boda a sus preferencias. ¿Una boda motera? ¿Por qué no? El buen gusto y la diversión aseguran la originalidad de cada uno de estos eventos.

Tematización

Y sea éste otro paso más hacia la diversificación. En los últimos años las parejas están apostando por directamente tematizar. Si les apasiona el mundo medieval porque se conocieron en una feria de este tipo, ¿por qué no recrear ese mundo en su boda? Tanto invitados como protagonistas de la ceremonia van a disfrutar de la boda como en pocos eventos de ese tipo y además dejará huella en los asistentes. Pasados los años nadie se acuerda de esa boda que era igual a tantas otras bodas. Una ceremonia de tipo medieval, o emulando el universo Star Wars, o de inspiración goyesca… todo eso son elementos únicos que marcan la diferencia.

Y ésa es justamente la tendencia en bodas en la actualidad. Igual que no hay dos parejas iguales, no hay dos bodas idénticas.