Repostería casera y el auge de lo handmade

Lo handmade está ganando popularidad a marchas forzadas, al punto que la ciudad de Barcelona es sede de un festival como el Handmade Festival (en abril), o que las tiendas de repostería artesana como los cupcakes están apoderándose de cada vez más calles en cada vez más ciudades.

Estamos recuperando el gusto de lo hecho a poco a poco y con cariño, como la buena cocina. La repostería de hecho es una de las grandes estrellas, y no sólo a nivel comercial.

En los últimos tiempos el mercado editorial se ha volcado en publicar libros de cocina artesana, los tutoriales en Internet de repostería casera son de lo más popular (y profesional) de la red, y muchas son las personas que están volcándose en esta sección de la gastronomía, que tan dulces recompensas trae.

Las claves de la repostería casera

No es fácil detectar con tino “las claves” de nada, pero una de las principales cuestiones en repostería es el mimo por los detalles. En los cupcakes se cuida desde la masa de la magdalena hasta el topping y no se queda atrás la presentación del pastelillo finalizado, con sellos de caucho personalizados. Con este tipo de sellos es posible diseñar (fácilmente además) etiquetas personalizadas para cada tipo de cupcake y que les den muy buena presencia si por ejemplo pones una bandeja de cupcakes en una fiesta. Y lo mismo que se hace con los cupcakes se hace con el resto de repostería casera.

Así que al margen de cuidar los detalles, otra de las claves que imperan en este reino de ingredientes dulces es el gusto por hacer las cosas por uno/a mismo/a. Es evidente que algo comprado y algo hecho en casa no se disfrutan igual, y eso es lo que el estilo handmade pone en valor. ¿Qué más? Bueno, otra de las grandes ventajas de hacer las cosas al calor de tu hogar es que puedes hacerlas totalmente a tu gusto y según tus necesidades. Eso hace que puedas variar una receta de cocina para que te guste aún más o que, en un terreno en apariencia lejano como el bricolaje, puedes igualmente seleccionar qué haces y cómo lo haces para que cumpla perfectamente tus necesidades. Ésa es la gracia del handmade, en esencia.

Y tú, ¿eres un fanático/a del handmade y lo casero? ¡Cuéntanos tus trucos y tus experiencias en el apartado de comentarios!