Las despedidas soltera se reinventan

Las despedidas soltera amplían sus fronteras. Ya no se reducen a las fiestas de tinte erótico en las que las mujeres acababan irremediablemente en una discoteca con un chico con poca ropa, bailándoles seguramente a ritmo de Full Monty:

Ahora este tipo de eventos se ha diversificado para ajustarse a los nuevos perfiles de mujer, desde chicas a mujeres maduras que buscan nuevas formas de pasarlo bien y que difieren de las clásicas despedidas soltera.

De hecho al calor de esta  tendencia han proliferado empresas que se especializan en ofrecer toda una gama de fiestas y eventos distintos para hacer las delicias de estas novias y amigas que seguramente ya no buscan un retazo de erotismo, más o menos impuesto por la mayoría… sino que buscan algo más específico y con lo que se sientan cómodas, a la vez que se lo pasan en grande.

 

Las nuevas despedidas soltera

La oferta es realmente amplia y ofrece eventos muy curiosos. Recogemos aquí algunas de esas alocadas posibilidades:

  • Guateque ochentero
  • Casino burlesque
  • Aventura medieval
  • Un alocado crucero en tierra

Otras opciones disponibles:

  • Juegos de aventura en entorno rural
  • Aventura en aldea cavernícola
  • Plan en discotecas de moda (Posada de las Ánimas, etc.)
  • Spa y balnerario
  • Guerra de paintball
  • Discoteca con boy (el clásico sigue siendo una opción, claro)

Además de la variedad de espectáculos, muchos de los planes ya no se reducen a ser sólo una noche de diversión en la ciudad, sino que en un número de ocasiones creciente lo que el cliente busca es algo diferente. Buscan despedidas soltera más largas, fines de semana fuera, bien viajando al extranjero o bien yendo a un alojamiento alejado. De este modo se crea un entorno más especial, un evento divertido y único pero también la ocasión de disfrutar de la compañía de una forma más cercana y a ritmo lento.

Así la despedida de la soltería se convierte también en la ocasión de reforzar lazos y no es sólo un evento erótico-festivo como solía ser hasta hace bien poco.