En qué consisten las casas modulares

Se trata de algo que se está poniendo cada vez más de moda en el sector de la construcción. La crisis económica ha sido uno de los factores que la han impulsado, gracias a su precio y su facilidad de instalación, pero también ha contribuido el hecho de que existan muchas malas experiencias acumuladas por los clientes de obra tradicional. Por eso, ya podemos encontrar con un gran número de empresas, (como https://www.algeco.es/), que ofrecen diferentes tipos de construcciones prefabricadas.

Más baratas

Por lo general, las casas prefabricadas son entre un 22% y un 34% más baratas que las de construcción tradicional. En el mercado, se consideran como más competitivas y económicas gracias a que el propio sistema está pensado para optimizar la mano de obra y conseguir ahorros de tiempo de hasta el 70%.

Menos tiempo de fabricación

Además, este tipo de construcciones cuenta con procesos más veloces de fabricación. Al contrario que en la construcción tradicional, éstas se empiezan a hacer desde dentro hacia afuera, y se fabrican en la mitad de tiempo que las otras. El tiempo de entrega, por ende, suele ser de entre cuatro y seis meses, aunque también es posible, dependiendo del fabricante, que sea incluso menor.

Mejores para el medio ambiente

Los sistemas de fabricación de las casas modulares respetan el medio ambiente, dado que minimizan los residuos que se generan en obra y aportan soluciones más modernas que los métodos convencionales.

Eficiencia energética

Además, consumen menos energía que las viviendas fabricadas tradicionalmente. Las empresas del sector afirman que las casas prefabricadas llevan procedimientos de control de calidad incorporados que son muy superiores al de la construcción clásica.

Por lo general, las casas tradicionales cuentan con porosidades y permeabilidades que hacen que sufran pérdidas de energía, pero las prefabricadas cuentan con la capacidad de generar calor por sí mismas y de mantener la temperatura.

Sobre el mantenimiento

Si hay un inconveniente en este tipo de viviendas, es el del mantenimiento, dado que cada inmueble necesita unos cuidados distintos en función de los materiales que se hayan empleado en su construcción.

En definitiva, este tipo de construcciones han llegado pisando fuerte y son una gran apuesta de mercado.