El sexo es el elixir de la juventud

Nadie se pregunta por qué nos gusta tanto el sexo; está en nosotros disfrutarlo como la actividad natural y necesaria que es. Ya sea con nuestra pareja, con putas en Barcelona o con amigas/os especiales.

Seguro que ya conoces los beneficios de practicar sexo: aumentan nuestras defensas, alejamos el estrés de nuestro organismo, realizamos actividad física… Sin embargo, ¿sabes por qué el sexo nos ayuda a mantenernos más jóvenes?

Bueno para… todo

La investigadora y neurocientífica Nicole Prause, de la Universidad de California, asegura que es posible que, en el futuro, los médicos recomienden a sus pacientes estimulación y placer sexual para curar ciertas dolencias, como migrañas, resfriados y depresiones. Y todo, con el beneficio añadido de que el sexo nos mantiene jóvenes.

El mejor tratamiento antiedad

En el Altrecht Mental Center (Holanda), se realizó un estudio con voluntarios de entre 58 y 98 años, el resultado del cual fue muy claro: cuanto más sexo tenían estas personas, más eficientemente funcionaban sus cerebros. Además, los científicos encargados del estudio aseguran que mantener relaciones sexuales durante la vejez puede hacer que crezcan nuevas células cerebrales.

Adiós a las arrugas

Por si esto fuera poco, la llegada al orgasmo libera estrógenos con un poder especial. Esta hormona está relacionada con la creación de colágeno, la proteína que estructura y aporta elasticidad a la piel. Por ello, tiene sentido que los científicos especializados en este ámbito hayan determinado que existe una relación directa entre una alta actividad sexual y el hecho de gozar de una piel tersa.

El sexo alarga la vida

David Weeks, exjefe de psicología del Royal Edinburgh Hospital, llevó a cabo un estudio a partir del cual estableció que el sexo nos hace liberar endorfinas “que actúan como un analgésico natural, reducen la ansiedad, ayudan a dormir, estimulan la circulación”, etc. Por todo ello, determinó que la satisfacción sexual es un factor muy importante a la hora de conseguir una buena calidad de vida.

Con todo esto, ¿qué más podemos decir sobre la necesidad de practicar sexo habitualmente? La cantidad de beneficios que aporta a la salud son motivos más que suficientes. Y si, para más inri, concluimos con que mejora y alarga la vida de las personas, no necesitamos más argumentos.