Cuidar el huerto en cambios de temporada

Un huerto bien cuidado es un bien muy preciado, ya que nos provee de verduras durante todo el año y con un sabor excepcional, siempre y cuando escojamos las especies adecuadas para cada estación. Por ejemplo, en invierno, lo ideal es contar con escarolas, ajos, espinacas, remolachas, chirivías, habas…

Pero no basta con plantar y olvidarnos. También hay que airear y removerlo antes del siguiente cultivo. Y una motoazada te ayudará a realizar esta labor. Si tienes un huerto más bien pequeño, y vas a darle un uso esporádico a esta máquina, puedes hacerte con una más pequeña y de menor potencia, aunque también las hay a batería o a gasolina, por lo que tienes un repertorio considerable en el que escoger.

Un invernadero también te puede resultar muy útil. Con él, tus plantas pasarán los meses más duros bien protegidas. Los puedes encontrar en distintos materiales, pero, por lo general, cuentan con un montaje más o menos sencillo.

Algunos invernaderos son estilo caseta, mientras que otros son unas estructuras protectoras que se sitúan más a ras de suelo, y que reciben el nombre de túneles de cultivo. Los primeros, están pensados para que se queden en el sitio todo el año, mientras que los que son flexibles se pueden retirar con total facilidad.

También puedes encontrar films de acolchamiento como solución para el frío y para evitar que la intemperie te estropee lo sembrado.

Por otra parte, si lo que quieres es proteger del frío a tus plantas frutales, lo que más se recomienda es el uso de una malla de protección de frío, que resulta muy fácil de poner y tiene una eficacia muy alta. Además, sirve para plantas pequeñas y grandes por igual.

¿Qué puedo sembrar en invierno?

Cuando ya hayas preparado el terreno, reserva una parte para el cultivo primaveral y guarda otra parte para las plantas que se deben sembrar en invierno. El ajo, el apio, las judías verdes o los guisantes serán buenas elecciones.

Cuida de tu huerto urbano como se merece y tendrás deliciosos manjares durante todo el año, y con menos esfuerzo de que puedas imaginar.