Cómo lavar las camisetas estampadas

Cada día está más de moda comprar camisetas estampadas, encargarlas con las imágenes que nos gusten, o bien, usar una técnica de estampación de camisetas más casera para hacerlo nosotros mismos, sin tener que contar con tiendas específicas. Sin embargo, a menudo vemos cómo, según pasa el tiempo, la imagen con la que hemos decorado nuestra prenda de ropa se va deteriorando. Esto es algo habitual, especialmente, porque nadie nos ha contado nunca cómo hay que proceder para conservar en su estado original la ropa que hemos decorado mediante estampación o serigrafía.

Por ello, a continuación, te damos una serie de instrucciones a seguir si quieres que estas prendas te duren en buen estado el máximo tiempo posible:

Primer paso

Empieza dando la vuelta a la camiseta, para proteger la imagen estampada durante el lavado. Lo hacemos así, del mismo modo que para planchar. Porque no estarás planchando del derecho, ¿verdad? Cuando has decorado camisetas siguiendo la técnica de estampación o serigrafía, debes plancharlas del revés para no estropear el dibujo.

Segundo paso

A continuación, tendrás que tener cuidado con el calor al que sometes a las camisetas. Cuando se emplea serigrafía para decorarlas, se utiliza calor para asegurar que el dibujo quede bien pegado a la tela. Por lo tanto, si le seguimos aplicando calor, la tinta irá desapareciendo de manera inevitable. Y seguro que prefieres que esto no ocurra bajo ningún concepto.

Así pues, tienes dos opciones: o bien, lavas tus camisetas a mano, o les dedicas un ciclo de lavado frío en la lavadora. Puedes esperar a tener sucias varias camisetas decoradas con serigrafía y aprovechar para lavarlas todas juntas, en frío, en la lavadora.

Tampoco es que debas poner la lavadora a 10 grados, pero sí a menos de 30. Además, recuerda evitar el uso de blanqueantes, ya que estropean el diseño. ¿Y para qué quieres una estampación de camisetas si luego no las cuidas?

Tercer paso a seguir

No emplees secadora: deja que tus camisetas se sequen al aire libre. El calor de la secadora también podría estropear el dibujo, así que no te arriesgues a ello.

Ahora que ya conoces la manera de cuidar de tu ropa decorada mediante la estampación, sigue bien nuestros consejos y disfruta de ella durante muchos años.