Cómo encontrar un buen abogado laboralista

El mundo laboral puede ser un abrumador océano lleno de tiburones, y nosotros, a veces, no somos más que pequeños pececillos recién salidos de nuestra zona de confort, lo cual nos sitúa en una clara situación de desventaja. Por eso, lo más ideal es contar con abogados laboralistas que nos cubran las espaldas y nos asesoren siempre que lo necesitemos.

Sin embargo, también es cierto que hay muchísimos abogados hoy en día. Por ello, debemos saber distinguir entre los mejores y los peores. ¿Sabes qué debe tener un buen abogado laboralista?

Accesibilidad

No sabemos cuándo vamos a necesitar contar con nuestro abogado. Por ello, debe estar disponible en un buen horario, amplio, que nos permita acudir a él ante urgencias. Que nos coja el teléfono, que esté dispuesto a darnos cita en los próximos días y, cuanto antes, mejor. Es necesario que haya una comunicación fluida entre abogado y cliente.

Inmediatez

El trabajador necesita una respuesta inmediata ante su problema con tal de vivir tranquilo. Por eso, la consulta se debe realizar en el menor tiempo posible.

Alto nivel jurídico

Por supuesto. Lo que le interesa al cliente es que su abogado laboralista sea un buen asesor en el ámbito laboral, que domine las leyes y normas actuales.

Buenas dotes comunicativas

El abogado debe ser claro, debe saber explicarse y evitar tecnicismos que el cliente no entienda. Porque, cuando el cliente no entiende lo que está pasando, se pone nervioso. La falta de entendimiento dificulta la comunicación entre ambos.

Capacidad de negociar

Es muy importante saber negociar en muchos casos, como conseguir objetivos, evitar un juicio y ganar unas buenas condiciones, o bien, para saber decir que no a exigencias y presiones injustas de la empresa.

Conocimientos mercantiles y fiscales

Los buenos abogados laboralistas saben leer las cuentas presentadas por la empresa en un procedimiento laboral, del mismo modo que impuestos y otros documentos que enmascaren una imagen falsa de insolvencia o pérdidas.

Habilidad de cálculo

¿Cómo, si no, podría, por ejemplo, calcular la indemnización por despido que le corresponde a un trabajador?

Honestidad

Ningún buen abogado laboralista te dirá que sí a un caso perdido desde el principio, dado que esto sólo te estaría haciendo perder el tiempo y el dinero.